Ecografía doppler-color


Mediante este método no invasivo, ni doloroso, visualizamos la anatomía interna del animal. Con ella valoramos la forma, estructura y funcionalidad de los órganos.

Es el complemento perfecto de la radiología digital en muchos protocolos veterinarios. La ecografía informa al veterinario de la amplitud de las lesiones y su localización.

La ecografía doppler-color es muchas veces la clave para el diagnóstico diferencial en la clínica veterinaria entre varias enfermedades y la que nos da el diagnóstico definitivo.