Área Endoscópica

El área de endoscopia se incluye dentro del área quirúrgica debido a la necesidad de contar para el uso de esta herramienta con anestesia y monitorización del paciente. La endoscopia permite la visualización e inspección detallada del órgano explorado, así como la identificación de lesiones de carácter inflamatorio, neoplásico u obstructivo (cuerpos extraños, estenosis…etc.)

Las ventajas de la endoscopia y mínima invasión son:
-Mejor visualización de las estructuras anatómicas.
-Recuperación de los animales en menor tiempo y la disminución de las complicaciones postoperatorias.
-Facilita la recogida de muestras para su estudio laboratorial (histopatología, cultivo microbiológico, etc.)

Por todo ello, ofrece alto potencial diagnóstico, terapéutico y quirúrgico para todos los perros, gatos y animales exóticos que habitualmente acuden a nuestro hospital, de forma que mejora el manejo de determinadas patologías infradiagnosticadas o imposibles de diagnosticar mediante otras pruebas diagnósticas convencionales.

Utilizando un orificio natural (boca, nariz o ano) o bien realizando una pequeña incisión, procedemos a introducir en el animal un tubo o endoscopio con video-camara, que nos trasmite las imágenes a un monitor. De esta forma podemos diagnosticar, tomar muestras para biopsia y, en muchos casos, intervenir quirúrgicamente evitando así una cirugía abierta.

La endoscopia es la única posibilidad de supervivencia en la clínica veterinaria para aquellos animales que se tragan huesos o cuerpos extraños y se quedan atrapados en el esófago. La endoscopia es también muy utilizada en la extracción de espigas que penetran por la nariz de nuestros pacientes.